Cine, cine, cine, más cine por favor, que todo en la vida es cine y los sueños, cine son.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Y la muerte perderá su dominio



-Edmond Dantès: tened cuidado señora. Es cicuta,
-Heloïse de Villefort: sí, lo sé.
-Edmond Dantès: esas plantas son venenosas. Tiradlas y lavaos cuidadosamente las manos
-Heloïse de Villefort: no os preocupéis señor conde, estoy acostumbrada. Los venenos sabéis, como todo, se domestican. [...] Las flores y la muerte hacen muy buenas migas. ¿Acaso no se dice que la palabra jardín procede de un antiguo término que significaba paraíso, es decir, más allá? La verdad es que yo temo atrozmente a la muerte.
-Edmond Dantès: entonces, ¿por qué jugáis con ella?
-Heloïse de Villefort: eso es precisamente señor conde. No se trata de ningún juego. Es un tratamiento. Una terapia contra la angustia. Digamos que me tranquiliza meter la muerte en un tarro y hacer con ella polvos, pomadas...así tengo la impresión de que puedo dominarla, de tenerla a mi servicio.
-Edmond Dantès: excepto que la muerte no se mete en una jaula con un león. ¿Estáis segura de poder dominarla?
-Heloïse de Villefort: absolutamente.

El Conde de Montecristo.

(Gracias emilio n_n)

(*)El título es de este poema de Dylan Thomas.

4 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

El poder de la sabiduría y el juego del doble sentido

Besos

Juan Antonio dijo...

Hace un par de años sentí la imperiosa necesidad de volver a este clásico de la novela por entregas. Adorable.

Xose Antonio López Silva dijo...

Es uno de mis poemas favoritos. Me ha encantado este fragmento. Muchos besos, y muchas gracias

Hank dijo...

Nunca me canso de ver esta maravillosa pelicula. Toda una gran obra maestra.